lunes, 5 de diciembre de 2016

Vayetse, saliendo de mí misma



El Capitán de un Barco Especial





"Hace tiempo que decidí tomar mi barco he irme de viaje para navegar mar adentro contra las fuertes olas de la oscura noche interior". 

Una noche oscura y llena de una densa neblina llena de miedos, inseguridades y de deseos egoístas decidí poner fin a los días tormentosos de mi vida entonces decidí construir un barco especial. Lo fui construyendo de a poco con palos de conocimiento intelectual, los até con cuerdas de inteligencia emocional y construí su motor con sabiduría espiritual. Había esperado años este momento y no me sentía preparada aún para partir porque uno está acostumbrado a llorar cuando las cosas le salen diferente a lo que uno soñó algún día pero aún así sigue eligiendo esa misma forma de caminar por camino de la vida una y otra vez. Es que lo conocido es seguro y cómodo pero lo desconocido se siente peligroso e inseguro, entonces nos cuesta tomar la decisión de dejar todo el pasado atrás, nuestras viejas creencias y salirnos de nosotros mismos para experimentar la aventura de aprender a percibir el mundo diferente para que nuestros ojos se abran a la belleza interior. 




Cuesta decir adiós a quienes dejamos atrás y no pueden caminar por la misma senda que nosotros caminamos y ver lo que podemos ver cuando nuestros ojos interiores se abren a la realidad. Si yo pudiera iría a cada ciudad de visita y subiría a cada uno de mis amigos en mi barco especial.



Muchas veces he confiado en las personas pero si sentí que me fallaron fue mi responsabilidad y si fallé pido disculpas pero solo soy un ser espiritual en un cuerpo humano que está creciendo día a día y mi mejor forma de pedir perdón es saliendo de viaje hacia fuera de mí misma para poder ver más allá del otro lado del puerto. 

...Y aunque allí afuera parezca oscuro yo puedo ver algunas luces encendidas camino al puerto.




Entrando mar adentro vi una hermosa luna que me acompañaba y las aguas quietas me dieron esa sensación de paz para afirmar que mi decisión había sido la correcta. De ahora en adelante aprenderé a ser el capitán de mi barco y seré responsable de mi viaje espiritual porque me cansé de jugar a ser espiritual porque yo soy un ser espiritual y necesito ser yo misma, necesito expandirme de una forma diferente.